Noticias

AtlasPROfilax® y el Nervio Vago - por Kathleen Lewis, D.C.

¿Has tenido o visto pacientes o clientes con problemas de deglución que mejoran con el tratamiento AtlasPROfilax®? ¿O ha disminuido su taquicardia? ¿O ha visto que mejora o desaparece el estreñimiento en los pacientes después de la alineación? ¿Cuál es la conexión directa entre el tratamiento con AtlasPROfilax® treatment y la mejoría de estos síntomas?

Disfagia

El nervio vago suministra inervación sensorial y motora para ayudar a tragar. El componente sensorial es proporcionado por el nervio laríngeo superior. Si este nervio está comprimido, puede ser difícil que la persona inicie la deglución. El principal componente motor del nervio vago es el nervio laríngeo recurrente (NLR). El NLR controla los músculos involucrados en la deglución. 

En cuanto a las lesiones al NLR, McCulloch y Jaffe (1) afirman que "los síntomas a menudo incluyen disfagia, principalmente con líquido, tos débil y voz débil. Más importante es la lesión vagal en o cerca de la base del cráneo. Esto añade un componente de la debilidad motora faríngea…”.

Taquicardia

El nervio vago proporciona estimulación parasimpática al miocardio, la pared muscular del corazón. La estimulación del nervio vago libera acetilcolina, un neurotransmisor que desacelera la frecuencia cardíaca.

La taquicardia se define como un latido cardíaco rápido o irregular. Existen muchos tipos de taquicardia, pero todos pueden llevar a la privación de oxígeno. Los síntomas resultantes pueden incluir falta de aliento, indisposición, mareos, síncope y dolor en el pecho. La disfunción del nervio vago puede llevar a taquicardia.

Estreñimiento

El nervio vago proporciona control parasimpático al esófago, estómago, intestino delgado y colon ascendente y transverso. La estimulación parasimpática provoca un aumento de las secreciones y del flujo sanguíneo local, y favorece la peristalsis y el reflejo de la defecación. La disfunción del vago a cualquier nivel puede resultar en mala digestión y estreñimiento.

¿Cómo afecta la realización del método AtlasPROfilax® al nervio vago? 

Recuerda que después de que sale del cráneo, el nervio vago de cada lado es precisamente anterior a la inserción del músculo esternocleidomastoideo en el proceso mastoideo del hueso temporal. El vago puede ser susceptible a la compresión debido a la rotación del atlas, los músculos hipertónicos del cuello, los desequilibrios posturales o la alteración de la regulación del tono de la fascia cervical. Se ha demostrado que el método AtlasPROfilax® alinea el atlas, induce la relajación de los músculos hipertónicos del cuello, corrige los desequilibrios posturales y posiblemente altera el tono de la fascia cervical. Estos son algunos de los mecanismos por los cuales se pueden mejorar las funciones del nervio vago después de un tratamiento con AtlasPROfilax.

Resumen

Las explicaciones de la anatomía y función del nervio vago en este artículo no son en absoluto exhaustivas. A continuación se hace referencia a descripciones detalladas del nervio vago (2.)(3.)(4.). 

Es importante estar familiarizado con las diversas funciones del nervio vago. Es posible que los pacientes y los expertos en salud no sepan que el método AtlasPROfilax® puede ayudar con problemas relacionados con el vago, y que los pacientes no reporten dolor o disfunción que no sea cervical en la visita inicial. El médico debe elaborar una historia clínica completa antes de aplicar el método y hacer preguntas detalladas durante el seguimiento. De esta manera, los pacientes comprenderán mejor los beneficios que pueden recibir del método AtlasPROfilax®.

Notas a pie de página y referencias

  1. Timothy McCulloch M.D. & Debra Jaffe, M.D. Head and neck disorders affecting swallowing. GI Motility Online (2006). Published 16 May 2006.
  2. Ted L. Tewfik, M.D., et al. Vagus Nerve Anatomy. Medscape:  https://emedicine.medscape.com/article/1875813-overview. Updated December 8, 2017.
  3. Jean-Pierre Barral and Alain Croibier. Manual Therapy for the Cranial Nerves. Churchill Livingstone, 2009.
  4. Paul Rea. Clinical Anatomy of the Cranial Nerves. Academic Press, 2014.

© 2018 Kathleen Lewis. All Rights Reserved.